Aunque las mucamas sean siempre las mas putitas no hay forma de meterle semejante polla ni por detras, por su tamaño y el grueso se le hace imposible por lo que la pobre chica tiene que apretar las piernas para conseguir que el guarro se ponta cachondo. Al final el baño de leche es descomunal y valio la pena tanto esfuerzo para aguantar este aparato entrando y saliendo

Deja un mensaje/comentario